Invasión quejicas: de la queja, de los pequeños lamentos a las protestas reivindicativas.

See on Scoop.itTrabajar en tiempos de crisis

Quejarse se puede convertir en un hábito muy nocivo para su desarrollo profesional. Si adopta esta actitud de manera recurrente, con o sin justificación, y no acepta la solución esto hace un flaco favor a su productividad. Lamentarse requiere un esfuerzo nada desdeñable que puede dedicar a otras actividades profesionales, por ejemplo, a la búsqueda de soluciones que alivien aquello que, a su parecer, merece algún tipo de demanda.

See on www.expansion.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s